Mi carrito (0)

Descubro mi mundo en bicicleta



Soy activista de la bici hace 8 años, 3 que soy mamá y más de 2 que disfrutamos de andar en bici con mi hija Antonia. Toda chinche o enojo desaparece en media cuadra de pedaleo, el cansancio de maternar en pandemia se desvanece al instante con el vientito en la cara de la bicicleta a la tardecita, y la felicidad se hace carne al sentir una vocecita atrás cantando. Está claro que andar en bicicleta no sólo es una forma de movilidad saludable y sustentable para llegar casi a cualquier lado en muy poco tiempo, sino también es una herramienta de transformación social que puede cambiar la vida de las personas en nuestras ciudades.


Y si para un adulto es hermoso andar en bici (cuando las condiciones son seguras y apropiadas) imagínense para un niñe que empieza a descubrir el mundo. En esta nota me propongo acercarles información sobre la importancia del ciclismo y consejos de seguridad para emprender esta hermosa experiencia.


En el mes de noviembre, la fundación Bernard Van Leer publicó el resultado de una investigación en la que se describe la importancia del ciclismo para la primera infancia. En la misma se destaca la conexión y el contacto que siente un niñe al estar cerca de su cuidador/a en la bici; agarrando con fuerza la espalda de su mamá por ejemplo. Linda O'Donoghue, profesora de Salud, Educación y Desarrollo Infantil en Bow Valley College en Calgary, Canadá, se refirió al "apego seguro", y enfatizó la importancia de este tipo de conexión para el desarrollo. Esta proximidad también proporciona oportunidades para que les niñes desarrollen sus habilidades para hablar y escuchar a través las conversaciones con su cuidador/a, sobre todo si el asiento está adelante.


El ciclismo en la primera infancia también permite experiencias compartidas. En mi caso por ejemplo con Antonia todo es motivo de observación y descubrimiento: el árbol florecido, el almacén donde hacemos las compras, los gatitos abajo del puente. Estos registros facilitan además que les niñes aprendan las propiedades necesarias para organizar el conocimiento espacial y se conviertan en actores socio espaciales. La geografía de lo cotidiano pone la lente de observación en lo material y físico del lugar, pero también en lo percibido a través del cuerpo. Cuando les niñes (0-3) realizan viajes en bicicleta con su cuidador/a o ya sea en su propia bicicleta si es más grande, obtienen una mayor comprensión y conocimiento de su barrio y ciudad. Francesco Tonucci en su libro “la Ciudad de los niños”, se refiere a esta situación:


“Cuando los niños se mueven, cada vez con mayor frecuencia...dentro del coche, en el asiento trasero. Esto significa que el niño no alcanza a ver la ciudad, no alcanza a percibir sus características, pasa velozmente, no puede responder a la continua necesidad de presente, de curiosidad, de hacer paradas. Es arrastrado por nosotros en un desplazamiento antinatural dirigido a una meta. En este extraño modo de moverse no llega a comprender nada, a organizar su espacio, a construirse su ciudad. A menudo los niños de hoy crecen con problemas de organización espacial y con bajísimo conocimiento de su ciudad, de su barrio, de su zona”.


 

Foto: Mariana y Antonia en bici: Gentileza de Mariana Salvador. Santa Fe


A su vez comienzan tempranamente a comprender y observar la existencia de las normas de tránsito y esto les ayuda a establecer un sentido de orden y ubicación y empiezan a integrarse a las normas sociales que le permitirán la convivencia en el espacio público. También asocian mejor el peligro relativo de ciertos objetos grandes como colectivos o vehículos de movimiento rápido y toman conciencia del mayor nivel de precaución que deben tener cuando están cerca de los mismos.


Otro aspecto interesante es la relación de la bicicleta con las tareas de cuidado. El informe del Instituto Nacional de Mujeres del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación indica que las mujeres en edades reproductivas son las que dedican mayor cantidad de horas al trabajo doméstico no remunerado (un promedio de 7 horas diarias contra sólo 3 de los varones). Esta situación hace que muchas veces las madres no tengan el tiempo suficiente para sí mismas y para disfrutar de sus hijes. La bici permite realizar tareas de cuidado (hacer las compras por ejemplo) y hacer ejercicio junto a su niñe A la vez que les posibilita a tener mayores posibilidades de socializar.


Algunos Consejos

Se recomienda primero una silla adelante en la bici y luego atrás cuando van creciendo. La silla debe tener respaldo alto, para que la cabeza del niñe no quede expuesta, y con mayor espacio hacia el final, para que pueda estar cómodo/a con el casco puesto. También debe tener apoyabrazos y sujeción en los pies para que no los meta entre los rayos o, en caso de caída, no queden expuestos. El cinturón es un elemento clave de seguridad.


Una opción muy utilizada en otros países que se empieza a ver en nuestras ciudades son las llamadas bicicletas cargo que permiten llevar más de un niñe o ir de compras con mucho más espacio. 


Foto: La Carricleta; Gentileza de Federico de la Peña. Santa Fe



Foto: La Camicleta. Gentileza de Espacio de Libertad. Santa Fe


A partir de 2 años pueden tener su propia bicicleta. En una bicicleta sin pedales el equilibrio se desarrolla mucho más fácil. Les niñes se impulsan y frenan con los pies en el suelo. En algunos casos, al principio se desplazan caminando con la bicicleta entre las piernas, hasta que toman confianza. Luego se sentará y avanzará más rápido. Cuando desarrolle el equilibrio podrá impulsarse y levantar los pies del suelo.


Las bicicletas sin pedales también fomentan su habilidad psicomotora y mejoran el sentido de la orientación. Y lo más importante, que el niño/a aprende desde pequeño todas las ventajas de disfrutar de la bicicleta con autonomía e independencia.


La Embajada de Ciclismo de Dinamarca aconseja realizar juegos complementarios; por ejemplo que mientras estén en sus bicis, agarren pelotitas del piso y las dejen en un balde o intenten atrapar burbujas. De esta forma no sólo ponen la atención en otros elementos (al igual que en la calle un semáforo o una intersección), sino que aprenden a soltarse de una mano y mejorar el equilibrio a través del juego. 


Muchas ciudades aún no están preparadas para el ciclismo urbano de forma segura, sin embargo podemos comenzar a pedalear días y horarios con menos tránsito. En mi ciudad salgo con frecuencia los sábados, domingos y feriados. De lunes a viernes a la mañana, luego de los horarios picos, y dentro de los barrios, suele estar bastante tranquilo. Si hay ciclovías o bicisendas también podemos recurrir a ellas o por ejemplo aprovechar las “Calles Recreativas”. Esta última opción es parte de un movimiento mundial de OPEN STREET (Calles Abiertas) que replantea el uso de la calle: ¿tiene que ser sólo para motorizados? ¿siempre? y consiste en cerrar una vez por semana la calle para motorizados y abrirla a todas las personas. Es una medida de alto impacto y bajo costo. 

Desde el biciactivismo consideramos justo que en todo barrio se pueda pedir a la Municipalidad que una calle pueda abrirse a las personas, fundamentalmente en pandemia donde los espacios públicos son tan necesarios. No duden en hacerlo, allí en ese lugar volverá a haber vida y seguridad: la rayuela hará lo suyo, niñes en bici, y los adultos mayores podrán salir con su sillón a “ver la calle”. "No hay ninguna lógica que pueda ser impuesta a la ciudad; la gente la hace, y es a ella, no a los edificios, a la que hay que adaptar nuestros planes "

.



Bibliografía:

-La contribución de la geografía de los niños y de las niñas a la enseñanza de la geografía: Stefano Malatesta y Jesús Granados Sánchez 

-Boletín de Estadísticas de Género: Ministerio de Desarrollo Social de la Nación Argentina.

-La ciudad de los niños: Francesco Tonucci 

-Cycling Cities for Infants, Toddlers, and Caregivers: by BYCS y Bernard Van Leer foundation

-Los beneficios de las bicicletas sin pedales para niños: Guía Infantil:Laura Vélez

-Sin pedales es Mejor: Biciclub Revista.

-Consejos para elegir una silla infantil de la Guía Biker.

-Bernard Van Leer


_____________________________


Mariana Salvador es Alcaldesa de la bicicleta en Argentina por BYCS https://bycs.org/ (@BYCS_org)

Activista por Ciudades Sostenibles y Equitativas. Es abogada especializada en medio ambiente por la Universidad Nacional del Litoral.

Actualmente se desempeña en el Ministerio de Ambiente y Cambio Climático de la Provincia de Santa Fe.

Contacto: @ahimsalvador


Mi carrito